Bandera del Ayuntamiento de Cillorigo de Liébana

 

Menu

Portada
Situación
Historia
Ordenanzas
Pueblos
Fotos Videos
Genealogía Economía
Religión Efemerides
Toponimia
Vocabulario
Actividades Sociedad Fiestas
Relatos
Entrevistas Pasatiempos

Enlaces
Firmar libro
Leer libro

 

La sede del ayuntamiento de Cillorigo de Liébana se encuentra ubicada en la localidad de Tama, capitalidad del municipio. Se trata de un edificio de estilo montañés, levantado por el indiano del valle de Bedoya D. Luis de las Cuevas; en la actualidad es propiedad del Gobierno Regional de Cantabria, utilizándole en cesión el Ayuntamiento de Cillorigo como Casa Consistorial.

La bandera del Ayuntamiento tiene tres colores, rojo, blanco y verde, representados verticalmente. En el centro, sobre el fondo blanco lleva un escudo heráldico timbrado con la corona real española.

Lo componen los siguientes pueblos: Aliezo, Allende, Armaño, Bejes, Cabañes, Casillas, Castro, Cobeña, Cohorco, Colio, Esanos, La Quintana, Lebeña, Llayo, Lles, Ojedo, Olalle, Otero, Pendes, Penduso, Pumareña, Salarzón, San Pedro de Bedoya, Tama, Trillayo y Viñón.

Tiene una extensión de 104.4 kilómetros cuadrados y la población asciende a 1.122 habitantes.

Uno de los mayores problemas del municipio, como toda Liébana, es su regresión poblacional, aunque en los últimos años parece que quiere repuntar gracias a la afluencia de emigrantes.

Territorio agreste, con cimas superiores a los 2.200 metros, y frondosos valles a la orilla del río Deva que cruza el municipio, donde en la época correspondiente se puede practicar el deporte de la pesca: trucha y salmón. Una gran extensión de terreno municipal se adentra en el Parque Nacional de los Picos de Europa, perteneciendo el resto a su área de influencia.

La economía depende mayoritariamente de la ganadería. El ganado vacuno, lanar y caprino es la base de la misma. Así mismo hay que destacar la agricultura. Todavía pueden verse ciertas extensiones de viñedos por el valle de Bedoya, por Castro, Aliezo, Pendes..., aunque con evidente retroceso si las comparamos con unos años atrás. Se han elaborado pequeñas industrias familiares alrededor tanto de la agricultura como de la ganadería, como el queso picón de Bejes, los quesucos de Lebeña, de Pendes, de Cabañes..., industrias orujeras, productos relacionados con la apicultura, las famosas cebollas rojas de Bedoya, así como gran variedad de productos hortícolas y fruta en general.

Existen también casas de labranza; viejas casonas que fueron restauradas y que, aprovechando el boom turístico, un buen puñado de gente puede vivir de ésta explotación. Así mismo junto a éstas casas hay que destacar varias posadas y hoteles, ubicados en su mayoría en los pueblos de Tama y Ojedo.

Las joyas arquitectónicas del municipio hay que buscarlas en dos localidades: la principal en Lebeña con la Iglesia Mozárabe de Santa María de Lebeña (siglo X). La otra se encuentra en Salarzón con la Iglesia neoclásica de San Juan Bautista de principios del siglo XIX.

(Esta web no es oficial. Todo es aportación del webmaster)

 

Resolución recomendada:1024x768

©Página creada por José Angel Cantero Cuevas
En Internet desde: 26-01-2.004