Cuadrilla 31

 

Volver al menú | Otras cacerías |

La cuadrilla 31 bajó con el cupo de Onquemada

Cupo de doce jabalís

El sábado pasado, día 16 la cuadrilla 31 tenía programada una cacería en el lote de lebaniego de Onquemada, que está por la zona de Vejo y Enterrías hasta el alto de San Glorio. Ese día, la mañana estaba bastante mala, lloviendo con ganas en La Vega, lugar de la reunión mañanera. Así y todo,  se acordó batir el monte. Pero lo que en La Vega era agua, más arriba, donde se iban colocando los cazadores, el agua se volvía nieve. Así que, de acuerdo con la guardería, se acordó suspender la cacería y dejarla para el miércoles siguiente.

Y así se hizo, el miércoles 20 amaneció un día fantástico. No se veía una nube, aunque la helada fue de consideración.

La semana pasada estuvieron mirando el monte El Mellizu, Rufino y Fonso que son del valle de Cereceda y saben hasta dónde están las piedras donde se esconden los jabalís. Y os digo que hay jabalís en el lote, solamente falta tener puntería, porque seguro que nos van a salir. Aunque nos falta alguna escopeta, creo que tenemos los puestos bien cubiertos”, les avisaba Juan Carlos, el jefe de la cuadrilla.

Y no hizo falta esperar mucho para dar la razón al Mellizu, Rufino y Fonso, porque no eran las diez de la mañana y ya empezaron las emisoras a dar voces. “Acaban de levantar un par de jabalís….., van entre Enterrías y Dobarganes…”.  “No, son más, acabo de ver cuatro….., van en hilera para arriba. “Pues ni dos, ni cuatro, yo vi siete, lo que pasa es que tres van un cachu más altos”. Así de animada se preparaba la mañana.  

La piara se fue desperdigando, pero todos llevaban la misma orientación: tiraban monte arriba. Y como es lógico, enseguida empezó la artillería a tronar. Era la gran ocasión y no se podía fallar. El frío aún mantenía el pulso tembloroso, pero la sangre caliente de los tiradores salió a relucir.

El primero en anunciar que tenía a sus pies un jabalí fue Adrián.  “Tuve que hacer tres disparos, pero aquí están los perros mordiendo. Menos mal que cayó”.  "Enhorabuena, Adri, ¿cuántu tiempo hace que no matas?. “Sí, ya hace tiempo. Creo que hace ahora un añu que maté tres en Arabedes, pero no se me olvidó apuntar eh?”, contestó eufórico Adrián.

No había terminado Adrián de hablar y de nuevo el tiroteo se recrudece. Los disparos retumbaban contra la ladera de Peña Prieta.  Cuando se normalizó un poco, fue Juan Carlos el que quiso hacer balance de la refriega. “A ver, ¿matasteis algo?”, comunicaba por la emisora.

“Yo acabo de matar unu muy buenu, con una buena boca”, respondía el Mellizu. “Me avisaron unos jayos que algo venía derechu y me salió de frente”.

Pero hubo más porque Rufino fue el siguiente en avisar que había matado otro. “Me trajeron los perros dos jabalís, pero solo pude disparar al primero y aquí le tengo”.

“No te preocupes, que al otru ya le mandé yo a dormir”, le contestaba su hijo Raúl que estaba colocado en el siguiente puesto.

José Luis, el de la Parte, también tuvo la fortuna de detener a otro marrano que traían los perros de Mente. “Es pequeñu, yo creo que no llega a los 40 kilos”.

Y para dar por finalizada la refriega fue Carlos Cajiga el que avisó del sexto de la jornada. “Tuve que echar a correr para cortarle, creí que se me escapaba, pero aquí le tengo dando los últimos pataleos”.

Habíamos dicho que se habían visto siete jabalís, pero al echar cuentas salían seis abatidos. “El otru se escapó para San Glorio, acabo de coger a los perros de Jesús Carlos que señalaban por dónde se largó”, comentaba Nica.

Hubo unos minutos que parecía que se había vaciado el lote. Ni los perros, ni los monteros daban señales.  La media docena de jabalís no era suficiente, porque siempre se aspira a más. Y la verdad que no fueron muy largos esos minutos, ya que fue Clemente el que avisaba que los perros habían levantado por encima del pueblo de Dobarganes. “Hay algo de nieve y por los resclaves veo que son dos, unu de ellos es grande”, avisaba a los puestos. Los perros les llevaron casi hasta la carretera, pero lograron darles la vuelta y, al cabo de un rato,  se presentaron delante de los puestos.

Un invitado, Canal, se encargó de parar al más pequeño de ellos, y el otro llegó donde estaba Miguelín, de Pumareña, que hoy estaba de invitado. Miguelín sabe bien cómo hay que tratar a los jabalís y donde puso el ojo, puso la bala. Un único disparo fue suficiente para dejarle tumbado en un corro de nieve.

José Portilla fue el encargado de parar el noveno entre el pueblo de Vejo y la carretera que sube a San Glorio. Otro invitado, Jaime, del pueblo de Bores, quiso quedar bien y no falló en cuanto tuvo la oportunidad de disparar. Oscarín, de Turieno, se encargó de trasegar al siguiente al limbo de los muertos.

Y para rematar y cerrar la cuenta, fue Rufino el que quiso repetir faena y de tres disparos mató al que hacía ya el número doce, que no está nada mal.

Una sabrosa merienda en La Vega, puso el colofón a un gran día el vivido por la cuadrilla, con la presencia de muchos  jabalís, que hizo que la mayoría de cazadores tuvieran oportunidad de gastar munición, y los monteros contentos por el gran trabajo que hicieron los sabuesos.

Informó: Adrián

  
CUADRILLA 31
Monte
Fecha
Jabalíes
Cazadores
Canales
09-09-2017
0
------
Poda-Cordancas
04-11-2017
0
-------
Raíz Acebal
12-11-2017
8
Tejero, Bauti, Miguel, Marcos, Diego, Riki, José y el Mellizu
Bicobres Sur
18-11-2017
7
David (invitado), Eloy (invitado), José (alguacil), Popi, Darío (invitado), Clemente y José Salceda
Dobra Regaos
02-12-2017
-
Suspendida por la presencia de osos en el lote
Onquemada
16-12-2017
12
Rufino (2), Adrián, El Mellizu, Raúl, José Luis, Carlos Cajiga, Canal (invitado), Miguelín (invitado), José Portilla, Jaime (invitado) y Oscarín
Dobra Mazo
06-01-2018
-
Suspendida por la presencia de osos en el lote
Vallejas
13-01-2018
 
Arabedes
04-02-2018
 

©Página creada por José Angel Cantero Cuevas