Volver al menú | Otras cacerías |

La cuadrilla 103 bajó con el cupo de Pámanes

Bonita mañana la que amaneció el Domingo en Liébana, nubes altas con un molesto viento del sur que poco a poco se fue disipando. La cuadrilla 103 se reunió en la Viñona para realizar los preparativos de la cacería. Hoy toca cazar en el lote de Pámanes, que está entre los pueblos de Valdeprado, Venta Pepín y Cueva.

Vamos a cubrir desde Valdeprao, por encima de la Venta Pepín,  hasta la praería de Sarres y el límite de la provincia. No pudimos venir a ver el monte, pero nos dijeron que había jabalís, así que a ver si los despertamos y los ponemos al buen recaudo”, les iba diciendo José Angel, el jefe de la cuadrilla.

Una vez colocados los puestos, se dio orden de entrar a los monteros y los vaticinios pronto se cumplieron, ya que los perros cogieron enseguida varias demandas. Tantas que estaban todos muy ocupados, unos en una dirección y otros en la contraria. Era tal la cantidad de jabalís que ni los perros sabían a cuál atender.

Los primeros jabalís que salieron a los puestos llegaron donde Francisco, el de Pendes, que le salieron cuatro a la vez. Kiko se centró en el primero y le soltó un pepinazo que le hizo rodar unos metros para quedar inmóvil. Los otros tres respiraron fuerte y marcharon a toda velocidad, pero Kiko parece que tiene imán, le vienen jabalís en todas las cacerías.

Pero lo verdaderamente importante fue lo que le salió a Chuchi, también de Pendes. Pum, pum, pum…., fueron varios los disparos que hizo el joven Chuchi, pero……, “se me escaparon, eran unos cuantos, venían en reata y casi me atropellan, no sabía a cuál atender”, avisaba el cazador. Efectivamente, eran muchos, tantos como que …..“entre chicos y grandes son más de catorce, los acabo de contar, iban en reata por tou el prau, ocupaban tou el prau”, avisaba instantes después Nisi, un invitado, que llegó a hacer un disparo, pero estaban muy lejos. También Chico les tiró, pero los jabalís lograron  salirse del lote. “Nos quedamos sin jabalís, se nos marcharon todos ….”, anunciaba Chico.

Pero estaba equivocado, aún quedaban, porque instantes después, encima de Valdeprao, a Benjamín le salió un jabalí que tumbó de un disparo. Era un buen ejemplar. Estaba Benjamín inspeccionando el marrano para comprobar dónde tenía el tiro, cuando un ruido le sorprende. Era otro jabalí que venía lanzado. Benjamín, tan pronto como pudo, echó el rifle  a la cara y lo soltó otro disparo, pero sin suerte. El jabalí cogió aún más velocidad, tanto que llegó a donde estaba Nel, que también le tiró pero tampoco con suerte. “Esti rifle le voy a tirar, no me vale pa ná”, murmulló Nel. El marrano, al oir el disparo, se dio la media vuelta y volvió donde Benjamín y claro, no sabía cómo se las gasta el cazador de Salarzón. Un certero disparo fue suficiente para dejar al marrano a sus pies. Era el segundo de Benjamín.

Más arriba de Nel, estaba Chanquel, un invitado de Lomeña, pero no sabía que hoy iba a ser un día que no va a olvidar fácilmente. Los perros de David venían muy apurados, así que Chanquel se preparó y, lo que nunca podría suponer, fueron apareciendo jabalís. Un, dos, tres….., tantos jabalís y tantos disparos que perdió la cuenta, pero el cañón del rifle estaba ardiendo. Una cadena de jabalís fue pasando delante de sus ojos. Cuando se apaciguó la cosa, el cazador hizo recuento y vio que había tres jabalís esperando a que les subieran en los remolques. Tenían ganas de probar ese medio de transporte.

Como queda dicho más arriba, los perros no daban abasto, y si no que se lo digan a Pepe, el de Ojedo, que estaba siguiendo a sus sabuesos, cuando de repente se clavan en un bardal y de allí sale un bulto negro que llegó donde Pepe, pero éste le dio su merecido castigo, aunque con suspense, ya que el jabalí siguió su camino, pero entre los perros y el montero pronto le encontraron ya moribundo.

Jorge, el de Trillayo, éste año dejó la jefatura de la cuadrilla, y eso le viene bien, pues puede estar más concentrado en su tarea de cazar. Hoy, una vez más, dejó sin aliento a buen jabalí que traían los perros de Raúl.

Por la tarde se echó la parte baja del lote, entre la carretera de Cueva, por el Argayu y la Venta de Pepín, y para no cambiar mucho la actividad de la jornada, tampoco faltaron jabalís. Al invitado Nisi, que estaba por debajo de la Venta Pepín, le salieron cuatro y quería desquitarse del fallo de la mañana, así que echó el resto y todo su empeño para quedar bien y lo consiguió, matando a uno de ellos.

El siguiente le tocó a Primo Cuevas que disparó a otro, pero no fue lo suficiente para detenerle y se marchó herido. Un poco más abajo estaba Fermín Coello, de Tama, que pudo rematarle.

En mitad del monte estaban los monteros David y Milio y se encontraron con un jabalí que bajaba monte abajo muy asustado. David, cosa rara en él, hoy traía arma y le hizo un disparo que tocó pelo, pero no lo suficiente para detenerle. Milio Gómez se encargó también de rematarle.

¿Cuántos van, ya tenemos bastantes…..?”, preguntaban por la emisora. José Angel, que llevaba buena cuenta de todo lo sucedido, les avisa que “falta unu para hacer el cupu…..”..

Y no hizo falta esperar mucho para lograrlo, ya que los perros de Aquilino y de Jorge Olejo traían otro rebaño. “Son por lo menos cinco……, atentos los que estáis por Valdeprado..….”, les avisaba Aquilino. A la hora de acercarse a los puestos, la piara se fue desperdigando y cada uno se las compuso para salir de aquel atolladero. Pero uno de ellos tuvo la suficiente picardía y se metió dónde estaba de puesto Nel. El marrano "sabía que el rifle de Nel no tenía peligro", pero hoy se equivocó y el rifle funcionó perfectamente y un par de disparos fueron suficientes para cerrar la cuenta de un fantástico día, donde tanto los perros, como los monteros y no digamos los cazadores disfrutaron de lo lindo. Se gastó mucha munición y eso es señal de que la jornada fue movida.

Eran las tres y media de la tarde cuando José Angel les ordena recoger los perros y retirarse. Pero acababa de hablar y un hermoso jabalí cruzó delante de sus barbas. Parecido le ocurrió a Abelín que se tuvo que quedar con las ganas con otro hermoso marrano que le pasó muy cerca. “Era muy buenu…..”, comentaba después. Allí quedaron en el monte para otro día.

Una merienda-cena en los Guardo de Ojedo puso fin a la bonita jornada, donde no faltó el humor, las risas y las anécdotas vividas durante el día. Ahora ya hay que esperar hasta el próximo año, el 26 de Enero, para la siguiente cacería.  

Informó Abelín

  
CUADRILLA 103
Monte
Fecha
Jabalís
Cazadores
Margaperas
29-09-2018
0
Bicobres Norte
14-10-2018
4
Francisco de la Vega, Luis (invitado), Urbano (invitado) y Serafín
La Hoyona
21-10-2018
8
Sindulfo (invitado), Chanchel, Agustín (invitado), Chico, Francisco (Cosgaya), Sergio, Felipe y Roberto (invitado)
Margaperas
03-11-2018
2
Jorje Cuevas y Ángel Cuevas
Arretuerto
18-11-2018
1
Francisco de la Vega
Bicobres Norte
24-11-2018
6
Nisi (invitado), Abelín, Francisco de la Vega, Sergio, Jorge y Emilio
Pámanes
02-12-2018
12
Chanquel (invitado 3), Benjamín (2), Francisco de la Vega, Pepe, Jorge, Nisi (invitado), Primo, David y Nel,
Bicobres Norte
26-01-2019
Poda
02-02-2019
Volver al menú

Arriba

©Página creada por José Angel Cantero Cuevas