Lucas de Celis, Caballero del Hábito de Santiago

"En diez y nuebe de Junio de mil seis zientos y zinquenta y ocho años, yo Domingo de Noriega, cura propio de Bedoia, baptize a Lucas de Zelis, hijo natural de Gaspar de Zelis y de Francisca Gomez de Bedoia, bezino y esttante en estte dicho valle. Fue su padrino Domingo de Cosio, declare el parentesco. Fueron testigos Francisco de Agüeros y Francisco Lopez de Santiago, mayor en dias. Y por verdad lo firme. Domingo de Cosio. Domingo de Noriega” (libro de bautizados del Beneficio de Bedoia).

Sus padres

El padre de Lucas, como queda reflejado, fue Gaspar de Celis, vecino de Pumareña y su madre, Francisca Gómez de Bedoya, de Esanos. Gaspar fue un caso atípico y singular ya que llegó a casarse en cuatro ocasiones. La primera lo hizo en Tama con Dª Francisca de Linares y no tuvieron descendencia. El segundo matrimonio en Pumareña con Dª Angela de Salceda y tuvieron seis hijos. El tercero en Frama con Dª Francisca Enriquez de la Torre; para este matrimonio tuvieron que pedir dispensa al ser parientes en cuarto grado (desconozco si tuvieron descendencia) y el cuarto y último en Pumareña con Dª Francisca de Lamadrid con quien tuvo tres hijos y también hubo de pedir dispensa. Gaspar fundó dos mayorazgos, uno para su hijo Lorenzo, hijo de su segunda mujer (Angela) y el segundo para su otro hijo Alejandro, hijo de Francisca de Lamadrid. Falleció en Pumareña el día 7 de Enero de 1.686 y fue enterrado con el hábito de San Francisco en la antigua y ya derruida iglesia de Salarzón, donde tenía una capilla al lado del evangelio.

Cuando Gaspar estaba viudo de su segunda mujer tuvo un hijo natural con Dª Francisca Gómez de Bedoya, que se llamó Lucas. “Para en descargo de mi conciencia, declaro que el tal Lucas de Celis es tal mi hijo natural y de Francisca Gómez de Bedoya, la cual cuando tuvimos la cópula de la que resultó haberse engendrado nuestro hijo Lucas, yo era viudo y Dª Francisca moza doncella” dejó escrito en su testamento. Gaspar la dio palabra de casamiento, pero al no llevarse a efecto dicho matrimonio, tuvieron pleito que pasó al Obispo de Palencia, donde pertenecía entonces la parroquia de San Pedro de Bedoya. El Obispo le dio la razón a Gaspar “por ser él poderoso y ella pobre, aunque de igual calidad, ambos hijosdalgo”. Ante la deshonra sufrida por tener un hijo de soltera, Francisca se vio amenazada por su propia familia y ante el temor a que sus propios hermanos la matasen, decidió ausentarse del valle de Bedoya y se fue a “servir” al pueblo de Luey, cercano a “San Bicentte de la Barquera”, donde se casó en el año 1.672 con Lorenzo Sánchez de la Serna que era viudo.

Lucas de Celis

Como queda dicho, Lucas nació en Junio del año 1.658 en Esanos. Vivió bajo la custodia de su padre que le alimentó y educó hasta que con apenas 12 años sufre un cambio radical en su vida. Su padre le manda a Madrid para estudiar la carrera militar, “al servicio de su Majestad el Rey Don Carlos II”.

Una vez terminada su preparación en la capital del Reino, fue destinado a Milán con la categoría de Alférez. Generalmente las tropas que iban a Italia permanecían allá una temporada para ganar experiencia, luego se escogían los hombres más aptos y por consiguiente más fogueados para mandarles a Flandes, de forma que las tropas que iban destinadas a Flandes eran veteranas y estaban consideradas como la elite del ejército español. En ese grado estaba encumbrado Lucas, ya que su próximo destino fue a los Estados de Flandes donde llegó a alcanzar el rango de Capitán de Infantería.

Caballero del Hábito de Santiago

La Orden de Santiago fue una orden religiosa y militar surgida en el siglo XII en el Reino de León. Debe su nombre al patrón nacional de España, Santiago el Mayor. Su objetivo inicial era proteger a los peregrinos del Camino de Santiago y hacer retroceder a los musulmanes de la Península Ibérica.

El tener el título de Caballero del Hábito de Santiago, era muy codiciado por las más ilustres familias españolas. Convertirse en Caballero de Hábito era la máxima aspiración de los hidalgos, pero, además llevaba aparejado el disfrute de unas rentas señoriales que eran especialmente ricas en las órdenes castellanas. De esta forma, la posesión de un hábito se convirtió en una aspiración de los que buscaban estima social y rentas sustanciosas. Su significado se reforzó porque la pertenencia a una orden se convirtió en prueba positiva de limpieza de sangre.

Lucas se creyó merecedor de tal honor y aunque sabía que la dificultad para conseguirlo era grande, solicitó dicho título. Solo cabían en dicha Orden los privilegiados en los que concurrían cuatro cualidades: la hidalguía, la legitimidad, la limpieza de sangre y de oficios.

Tampoco podían obtener el Hábito aquellas personas que tuvieran raza ni mezcla de judío, musulmán, hereje, converso ni villano, por remoto que fuera, ni el que hubiera sido o descendiera de penitenciado por actos contra la fe católica, ni el que hubiera sido o sus padres o abuelos prestamistas, escribanos públicos, mercaderes al por menor, o hubieran tenido oficios ni ocupación indecentes, ni el que hubiera faltado a las leyes del honor o ejecutado cualquier acto impropio de un perfecto caballero, ni el que careciera de medios decorosos con los que atender a su subsistencia.

Pasos a dar

Primeramente el pretendiente debía de hacer una petición del Hábito al Rey por medio del Consejo de Ordenes. Dicho Consejo, que dependía del Rey, tenía que iniciar una investigación y para ello designaba dos informantes con un cuestionario para hacer indagaciones en el entorno del pretendiente mediante testigos, para ver si reunía las condiciones que eran requeridas para poseer la Orden de Santiago. Para ello, se despachaba una cédula real para iniciar la investigación.

Una vez realizada la investigación e inspeccionados los informes, el mismo Consejo de Ordenes aprobaba o reprobaba al candidato. Con el acuerdo tomado, informaban al Rey y éste de acuerdo con ello, firmaba o no la provisión de Hábito. Resumiendo, sería el Rey, como Administrador perpetuo de la Orden, quien, asesorado por dicho Consejo y en atención a los servicios prestados por los pretendientes, conceda o deniegue los Hábitos de Caballero de Santiago.

Prueba testifical

La prueba testifical dio comienzo en Bedoya el 10 de Agosto de 1.690. El Rey Don Carlos II nombra dos informantes (el Caballero de Santiago Don Antonio de Eguiluz y el Licenciado Don Marcos Becerra Calderón) para personarse en el valle de Bedoya a fin de certificar de Lucas de Celis su legitimidad, su limpieza de sangre y su nobleza. Dichos señores se personaron en Bedoya el día 9 de Agosto de dicho año dando lugar a los interrogatorios pertinentes hasta terminar en la ciudad de Palencia el 16 de Septiembre del mismo año después de pasar por San Pedro donde interrogaron a 12 testigos, Esanos (7 testigos), Pumareña (5), Salarzón (3), Cobeña (3), Piñeres (10), Luey (3), Lebeña (10), Potes (3) Frama (3). En total, contando los días de viaje, fueron 50 días hasta su regreso a la capital del Reino.

Todos los testigos juraron ante Dios y una cruz decir la verdad y guardar secreto de todo cuanto les fuese preguntado. A todos se les hizo las mismas preguntas y la mayoría coincidió en señalar que conocieron a Lucas de Celis de niño y que de doce años, más o menos, partió a la ciudad de Madrid y que luego pasó a servir a su Majestad en los Estados de Flandes donde fue capitán de Infantería.

Que fue hijo natural de Gaspar de Celis y de Francisca Gómez de Bedoya a quienes conocieron; que conocieron también a sus abuelos paternos y maternos y a los antecesores de éstos. Y todos han sido hijosdalgo de sangre, limpios de toda mala raza de moro, judío, sin infección alguna. A todos los tienen como cristianos viejos y no recién conversos. Que todos han gozado de regidores como lo gozan los hijosdalgo.

Que su padre, Gaspar de Celis casó cuatro veces y que estando viudo de la segunda mujer, tuvo un hijo natural con Dª Francisca Gómez de Bedoya, llamado Lucas de Celis. Que su madre tuvo miedo que sus hermanos la matasen por la deshonra sufrida y marchó de este valle a Luey donde se casó con Lorenzo Sánchez de la Serna, que era viudo.

Que saben que Lucas de Celis, cuando salió de este lugar era pequeño y que no ha tenido oficio, ni ocupación indecente. Y que saben por cartas que mandaba a su padre, que se halla en Flandes al servicio de Su Majestad como capitán de Infantería, y que su padre ha vivido de la hacienda del campo con toda estimación y decencia y no ha tenido oficio vil, ni mecánico, portándose con mucho porte, lucimiento, lustre y decencia, como se portan los hijosdalgo de este valle.

Que ni saben, ni nunca han oído decir que D. Lucas de Celis, sus padres, abuelos paternos y maternos ni descendientes de éstos, en ningún grado han sido castigados por la Santa Inquisición, ni por ningún otro tribunal secular ni eclesiástico, ni presos por crimen de herejía. Siempre han vivido como cristianos católicos, ejemplares santos y temerosos de Dios. Ni él ni sus ascendientes han cometido delito contra nuestra santa fe católica y loables costumbres, como es público y notorio.

Nombramiento

Con todas estas declaraciones y con las correspondientes copias de los libros de las parroquias donde fueron bautizados, casados y fallecidos todos sus ascendientes, así como el censo de padrones, marcharon los informantes después de 50 días a Madrid, para presentarlos ante el Consejo de Ordenes que falló con la concesión del título de Caballero del Hábito de Santiago a D. Lucas de Celis y Gómez de Bedoya.

Con dichos informes, el Rey Don Carlos II, administrador perpetuo de las Órdenes, emite una cédula a favor del pretendiente Lucas de Celis: “Y teniendo yo consideración a su devoción y a los servicios que a mi y a la citada orden á echo... hize mercez al nominado don Lucas de Zelis y Gómez de Bedoya del abito de la anunciada Orden, y concurriendo en su persona las calidades que los establecimientos de ella disponen... he tenido por bien... dar el poder y facultad... para poder armarle caballero, con los actos, ceremonias y todas las otras cosas que en tal caso sea costumbre.“

La ceremonia

El ritual de la ceremonia era común para todos: A Lucas le calzaron un par de espuelas y le ciñeron una espada a su cintura, a continuación le preguntaron por tres veces: ¿don Lucas de Celis y Gómez de Bedoya, ¿queréis ser Caballero? A lo cual tuvo que responder otras tantas: “Sí quiero”. A continuación le increparon: “Dios y el Apóstol Santiago os hagan buen Caballero.”

Mientras Lucas de Celis permanecía hincado de rodillas, le iban colocando el blanco Hábito con las insignias de dicha orden, a la vez que le leían varias admoniciones con las obligaciones que estaba adquiriendo por el título. Terminado el acto, Don Lucas de Celis recibió toda clase de felicitaciones por ser ya poseedor del título de Caballero de Hábito de la Orden de Santiago.

Resumen final

Desconozco si Lucas regresó al valle de Bedoya. Mi impresión particular es que no fue así, de todos modos su padre, Gaspar de Celis, en previsión de que así sucediese dejó escrito en su testamento que “si algún día regresare mi hijo Lucas a esta tierra y se hallare con falta de alimento, o si lo pidiere, MANDO le den mis herederos de mis bienes lo que de ellos, como tal hijo natural, le corresponde”.

Esta fue la vida de D. Lucas de Celis, uno de los hijos más ilustres que nacieron en el valle de Bedoya y a la vez un perfecto desconocido para la gran mayoría.

José Angel Cantero - Agosto 2.008

 

Vestimenta de época de los Caballeros del Hábito de Santiago
 
Insignia de los Caballeros de la Orden de Santiago
 
 

- Julia Emma López Roca

- Lucio Vicente López Lozano

- Francisco Aguilar Piñal

- Juan Gómez de Bedoya

- Ángel Salceda y Antonia del Corral

- Félix de las Cuevas González

- Vicente López y Planes

- Ramón de la Vega Alonso

- Esteban Cuevas González

- Fernando Gómez de Bedoya

- Francisco Gutiérrez de Valverde

- Sor Estéfana de las Cuevas Salceda

- Sor Felipa de las Cuevas Salceda

- Mariano Cuevas y Cuevas

- Gaspar de Celis y de la Canal

- Juan Manuel de las Cuevas Movellán

- Felipe Cuevas Gómez

- Gerardo Cantero González

- Pedro Antonio Gómez Haza

- Rosa Mayo Barrallo

- Pilar Peña Gutiérrez

- Nemesio Cuevas y Cuevas

- Angel Soberón Vega

- José María Bedoya González

- Alfonso Gutiérrez Cuevas

- Mena Sánchez Cuevas

- Luis de las Cuevas y de las Cuevas

- Jorge de las Cuevas Gómez

- Nicolás de las Cuevas Cabiedes

- Primo Cuevas Alles

- El Marqués de Morante

- Condes de la Cortina

 

Añade un comentario acerca de Lucas

Nombre o Nick  
E-Mail
Observaciones
Comentario

 

 
 

Los comentarios no serán visibles hasta que hayan sido validados por el administrador.

santiago - 21-03-09
santiagodecelis@hotmail.com.ar

hola amigos, mi nombre es santiago de celis, vivo en bahia blanca, argentina, necesito q me ayuden con mi busqueda, quiero recopilar datos de mis abuelos paternos q de españa emigraron a estas tierras a principios de 1900, se llamaban santiago de celis (nacido aprox. 1881), victoriana fuentes y una bisabuela, isidora sardina, les agradecere todo lo q me puedan averiguar, posiblemente pertenecian a algun pueblo de leon, les mando un abrazo y espero respuesta.

daniel - 07-05-13
dcelisca@hotmail.com

Zelis Ilustres: Gaspar y Lucas

 
 
 

Resolución recomendada: 1024 x768

Mi correo ©Página creada por José Angel Cantero Cuevas

En Internet desde: 26-01-2.004