Volver al menú | Otras cacerías |

La cuadrilla 103 bajó con cinco jabalís de Margaperas

Triplete de Jesus Caviedes

Primera cacería de la temporada para la cuadrilla 103. Hoy se estrena en el lote de Margaperas, un monte pequeño, largo y estrecho que se encuentra entre los pueblos de Avellanedo y Vendejo. Al ser tan reducido, dificulta la labor de los monteros a la hora de dirigir a los perros, que en cuatro carreras suelen sobrepasar los límites del lote.

Ojeando las caras de los cazadores se atisba una buena dosis de nerviosismo y ansias por volver otra vez al monte. Es normal, después de seis meses sin tocar una escopeta. También se observan algunos rostros nuevos entre los componentes de la cuadrilla y cargos y funciones también recientes, como el nuevo Jefe de la cuadrilla que éste año recae en Chanchel, ya curtido en éstos menesteres.

 “Vamos a cerrar desde la depuradora de Pesaguero, hasta la “Cadena”, enfrente de Vendejo, y por la otra parte desde Avellanedo hasta terrenos ya lindantes con Palencia. Estuvimos mirando el lote y la verdad es que hay jabalís, así que a ver si espabilamos un poco y lo despachamos rápido que va a calentar el sol y los perros lo van a notar. Ya sabéis que este año se acordó entre todas las cuadrillas lebaniegas que el cupo se queda en seis jabalís. Ah, me comenta el guarda que tengamos cuidado, que anda por aquí un oso adulto, así que atentos…..”, les manifiesta Chanchel.

Eran ya más de las 9 de la mañana y parten desde la Viñona, lugar de la concentración, los cazadores para colocarse en sus puestos y media hora más tarde entran en acción los monteros con los sabuesos. No hubo que esperar mucho para oir los primeros disparos.

Enfrente de Vendejo estaba de puesto Jesus Caviedes y cuál fue su sorpresa al encontrarse con un jabalí que venía derecho a él. Llegaba sin perros y Jesus rápidamente echa el rifle al hombro y busca al marrano con la mira. Un seco disparo en el pecho fue suficiente para ver al jabalí sin aliento. Se sentía contento Jesus por haber empezado la temporada con éxito. “El añu pasau no maté ningunu, ni siquiera los vi, pero mira tú cómo empiezo esti añu…..”.

Estaba observando al jabalí que estaba a sus pies (pesaba unos 50 kilos), cuando el ladrido de los perros cada vez se aproximaba más y nuevamente se lleva otra sorpresa. Encima de él, a unos 50 metros, cruzaban dos jabalís y, deprisa y corriendo, Jesus tuvo que encarar el rifle para frenarles la marcha. Le dio tiempo a hacer solamente un disparo, pero con tan buena puntería que pudo paralizar a uno de los dos. El otro  logró escapar de la quema.

Cuando Jesus se acercó a ver al marrano, oye por la emisora. “Ahí te va otru…., es muy grande…..”. Un agudo disparo ensordeció el hayedo, pero el jabalí siguió su marcha, un segundo estampido..... y lo mismo. Le quedaba una bala en la recámara, así que afinó todo lo que pudo y lo aprovechó al límite, ya que el marrano dio dos vueltas y quedó sacudiendo las patas por unos momentos eternos. Se acercaba a los 80 kilos con una buena boca. Enseguida llegaron los perros de Pepe, el de Ojedo, para morder lo que se les antojó. ¡¡Bien por Jesus…..!!, gastó cinco balas y mató tres jabalís, ¿hay quién dé más?.

En esas cotas del monte, la cobertura de las emisoras es bastante mala por no decir escasa. Eran las 11 menos cuarto de la mañana y tenía que avisar a Chanchel para indicarle la gesta había realizado. Con la emisora era imposible, así que le tuvo que llamar por teléfono para comunicarle: “Tengo aquí tres jabalís a mis pies”. “No fastidies…..”, replicó un sorprendido y asombrado Chanchel. “Entonces ya nos falta uno para hacer el cupo porque aquí, por la parte de Avellanedo, ya se mataron otros dos”, remachó el jefe de la cuadrilla.

Efectivamente, por encima de Avellanedo, ya casi en la Peña estaba de puesto Chico y como buen tirador que es, hoy también quiso lucirse y vaya si relució …… Se le presentó un imponente jabalí y tuvo la suficiente serenidad y aplomo para hacer dos disparos y ver cómo el marrano bajó rodando unos metros hasta quedar inmóvil. Se aproximaba a los 100 kilos y también con unos fabulosos colmillos.

No muy lejos de allí, en la panda de enfrente estaba Abelín que, cojo y todo, tiró a un jabalí que traían los perros de David. Estaba bastante lejos y, cosa rara en él, hoy Abelín no acertó. Más arriba, ya casi en el alto y cuando le quedaban ya pocos metros para salirse del lote, le mató el montero Víctor.

Todo esto sucedió para las 11 de la mañana. “A ver si aprovechamos y hacemos el cupo para bajar a comer”, avisaba Chanchel. Y ocasiones tuvieron para ello, porque un marrano se escapó por el río sin que nadie le viese. Lo detectaron los perros que venían siguiéndole. Otros dos se salieron del lote y escaparon para terrenos palentinos y a otros dos los llevaron los sabuesos hasta la depuradora. Allí había un puesto, pero, por avatares de la vida, el cazador tuvo que ausentarse y como los jabalís de tontos tienen muy poco, aprovecharon para escapar.

En resumen, un entretenido día el que tuvo la cuadrilla; salieron jabalís, los perros pudieron trabajar lo que buenamente pudieron porque al mediodía ya calentaba el sol y los cazadores bajaron en los remolques cinco buenos marranos, que para empezar no está nada mal. Una comida en la Viñona puso fin a la bonita jornada vivida, donde Jesus Caviedes estuvo en la boca de todos con el triplete conseguido.  

Informó Abelín

  
CUADRILLA 103
Monte
Fecha
Jabalís
Cazadores
Margaperas
22-09-2019
5
Jesus Caviedes (3), Chico y Víctor
Poda Cordancas
28-09-2019
1
Moro
Arretuerto
13-10-2019
1
Kirlr (invitado)
Pámanes
26-10-2019
0
-----
Arabedes
16-11-2019
6
David (2), Chanchel, Abelín, Pablo (invitado) y Fonso (invitado)
Panda Carrielda
23-11-2019
6
Primo, Abelín, Sergio, Pablo (invitado), Sergio (invitado) y Diego (invitado)
Bicobres Norte
30-11-2019
6
Abelín (2), Pablo (2 invitado), Félix (invitado) y Pepe
Monte Cubino
08-12-2019
Margaperas
14-12-2019
Cotera Oria
11-01-2020
Cotera Oria
26-01-2020
Volver al menú

Arriba

©Página creada por José Angel Cantero Cuevas