Ver entrevistas

Menu

Portada
Situación
Ayuntamiento
Historia
Ordenanzas
Pueblos
Fotos
Ilustres
Genealogía 
Economía
Religión
Toponimia
Vocabulario
Deportes
Fiestas
Relatos
Enlaces
Entrevistas
Firmar libro
Leer libro

 

GABRIEL GARCÍA GÓMEZ

"Los jovenes de ahora comen muchos yogures, a nosotros no nos tocó eso"

 

Gabriel García GómezEn una bonita tarde de últimos de Septiembre me encuentro a Gabriel García dando un paseo por el pueblo de San Pedro. Gabriel vive en Esanos, pero todas las tardes gusta de dar su paseo, unas veces hasta el "Salce" y la gran mayoría hasta San Pedro, ya que por aquí está más entretenido.

Hola, Gabriel, cómo está?

Bien, dando un paseo, los que ya no valemos para otra cosa.......

Puedo hacerle unas preguntas? Son solo unos minutos.

Sí, hombre, no faltaría más. Entonces le indiqué que podíamos ir hasta la caseta o parada del bus que estaba allí al lado para sentarnos y acomodarnos. Antes Gabriel me espeta: "Pero, ¿qué me quieres preguntar?"

Nada hombre, le respondí, solo unas cosucas de cuando usted era pequeño.

"Ufff., ya hace tanto tiempo....." me susurró.

Diré que Gabriel es la persona con más edad del Concejo de Bedoya a la que aún se le puede hacer este tipo de entrevistas. Que yo sepa existen otras dos personas con más edad, pero desgraciadamente ya no están en condiciones para llevar a cabo una conversación.

Vamos a ver, ¿dónde nació?

Nací en Esanos en el año 1.917

Me podía decir cual es su primer recuerdo de la niñez?

Ufff...., no lo sé, yo pasé una niñez muy triste. No llegué a conocer a mi madre. Falleció en el año 1.918 de una gripe muy mala que hubo; yo aún tenía pocos meses. A causa de dicha gripe murieron varias personas en Bedoya.

Había maestro en aquella época?

Sí, sí, aunque de aquella no había obligación de ir a la escuela. Íbamos cuando nuestros padres nos mandaban. A veces no podía ser porque había que ir con las ovejas, o con las vacas. Había mucho pastoreo. Yo empecé a ir a la escuela con un maestro que se llamaba D. Fermín Pando. Era un buen maestro pero se hinchaba a pegarnos palos. Cada vez que le veíamos nos echábamos a temblar de miedo que le teníamos. Estuvo muchos años aquí de maestro, incluso le hicieron un homenaje hace poco tiempo, colocando una placa en la escuela. Después de él vino otro maestro que se llamaba D. Luís.

Qué más me puede decir de su niñez?

Que en cuanto se podía, había que salir a trabajar, no había otro remedio. Había muchos "morrales" y poca cultura, el trabajo era lo que lo movía todo. Mi padre era carpintero y ya desde bien pequeño estaba yo en la carpintería haciendo mis cosucas. Me acuerdo que, tendría yo 6 ó 7 años, y todos los críos, menos yo, tenían una carraca para tocar por Semana Santa. Ni corto ni perezoso empecé a hacerme una y hasta que no la terminé no paré. Otras veces hacía un carro de cuatro ruedas. A mí juguetes me tocaron pocos.

Por lo que veo también siguió el camino de su padre en la carpintería....

Sí, en cuanto salía de la escuela, ya estaba yo en la carpintería ayudándole. Tendría unos diez años y ya hacía ruedas para el carro. Al principio no hacía los ejes bien y se me salían las ruedas, ya que no estaban centradas. Me acuerdo de pasar en la carpintería muchos ratos con Heliodoro Cuevas que venía por allí. El primer trabajo serio fue un barril, pero me acuerdo que saqué las duelas muy delgadas (tomé las muestras de un puchero de esos que había de hierro) y me costó mucho terminarlo. Tenía once años.

A qué se jugaba siendo niños?

Jugábamos a veces con unos aros y otras con un latón; hacíamos unas manillas y nos hinchábamos a correr tras ellos.

¿Algún juego más?

Al "calvu", jugábamos los Domingos con los muchachos mayores. También jugábamos a los pastores, algunos le llaman la "chona". Consistía en meter un palo corto en un agujero mediante golpes dados con una vara de mayores dimensiones. Así pasábamos el tiempo mientras cuidábamos las ovejas o los chones. Me acuerdo también que con las nueces hacíamos molinos. Se barrenaban y se metía un paluco por ellas con un hilo, luego se iba recogiendo el palo y nos hacía mucha gracia.

Alguna cosa más de la niñez?

Me acuerdo también que con doce años estábamos mi padre y yo arando en la "Vega". El arado era de los antiguos, romano, pero vino por allí el tíu Federico Soberón y le dijo a mi padre que aquella tierra se araba mejor con al arado de vertedera. Total que mi padre me mandó hasta casa a buscar dicho arado, que como sabes era de hierro. Tuve que llevarle yo solo a cuestas hasta la tierra. A veces pienso que los padres eran, en general, unos negreros. Unos decían: "Con el muchachu estoy arreglau" y otros: "Pues el míu no me vale para nada". En una palabra, valías lo que trabajabas. Yo de jovenzuelo tuve también un problema: estuve bastante tiempo tullido de reuma. Lo pasé muy mal, con muchos dolores.

Y se pasó hambre?

Yo opino que sí se pasó hambre, o por lo menos hubo necesidad de muchas cosas. Se sembraba bastante, pero faltaban otros alimentos, como el pan. Una vez me acuerdo que tenía buenas ganas de merendar y me puse a comer una remolacha y no fui capaz de comerla. Otros las comían, pero a mi me resultaba imposible. También comíamos nabos. La gente joven de ahora no lo cree. Comen muchos yogures, a nosotros no nos tocó eso.

¿Alguna travesura harían?

Pocas, si alguien daba alguna queja de nosotros, en casa nos metían buenos castigos. De aquella no era como ahora, entonces teníamos mucho respeto a las personas mayores. De robar frutas o algo parecido, nada de nada. Alguna vez tirábamos una pedrada a ver si caía una manzana, pero nada más.

Le tocó incorporarse a la guerra Civil?

Sí, a mi me cogió con casi veinte años. Liébana estaba tomada por los rojos y a mi me llevaron a Burgos. Estuve tres meses con ellos e hice méritos para que me hubieran fusilado. Eramos tres para hacer las guardias. Uno de ellos fue a aprender el alfabeto Morse, y el otro que también era de Potes, resulta que su familia tenía una fábrica de Corchos y le reclamaron, así que quedaba yo solo para hacer las guardias. Un día llegaron los italianos y le emprendieron a cañonazos contra nuestro escuadrón y yo sin enterarme, me había quedado dormido. El sargento me quería fastidiar, pero el capitán me salvó. Menos mal.

Cambiando de tema, ¿qué personas de Bedoya merecen ser consideradas como inteligentes?

Creo que Gerardo Cantero fue uno de ellos, siempre que había que arreglar algún papel, o se compraba una finca, siempre se pasaba por él.

Y por personas caritativas o humanitarias?

Yo diría que la madre de Miguel Cuevas, Laureana Gaipo. Siempre oí que era muy caritativa. Otra persona que también era espléndida era Rosa Mayo. Pero había poco que dar. Me acuerdo que venían por las casas gente a pedir y algunos les daban algo, poca cosa porque no había mucho, pero otros los despedían con el "Dios le ampare" y no les daban nada.

Me imagino que habría gente muy trabajadora, otros con mucha fuerza.....

Si, de eso andábamos bien, ya te dije que aquí privaba sobre todo el trabajo. Grandes trabajadores fueron Feliciano Fernández y su suegro Vicente el Tablillero, Jesús Gómez...., en fin mucha gente. La mayoría de la gente joven se iba a Navarra a la sierra. Aquí también hubo buenos serradores, como Tolín Bustamante, Pedro Prellezo, Indalecio Soberón.... a todos nos tocó bastante.

Y la gente con fuerza?

Bueno, siempre se oyó hablar sobre la fuerza que tuvieron los Narezos. Eran toda la familia muy fuertes: Juan, Fidel.., de Juan Narezo se dice que estaba con la pareja llevando lanchas (losas) desde "Cordancas" hasta Luriezo cuando estaban construyendo la iglesia y en el "Acebal" se encontró con un argayo y no podía pasar. Tuvo que meter dos palancas por la rueda que quedaba en el aire y tener de ella. Diré tambié que aquí en San Pedro, en la bodega de los Ceballos, se hacían muchas apuestas a ver quién aguantaba más por los pellejos de vino colgados de los dientes.

Sin darnos cuenta, nos habíamos sentado en el banco con un espléndido sol y ya empiezan a encenderse las farolas del pueblo, así que nos despedimos y dejamos a Gabriel que prosiga la ruta hacia su casa de Esanos, no sin antes agradecerle sus palabras y el tiempo empleado con nosotros.

José Angel Cantero
Septiembre - 2.008

  Añade un comentario a la entrevista

Nombre o Nick  
E-Mail
Observaciones
Comentario

 

 
 

Los comentarios no serán visibles hasta que hayan sido validados por el administrador.

Ver comentarios

Maria Ysabel - 31-10-09
ysabelita.her@hotmail.com

Me encanto la entrevista, esta es una manera preciosa de conservar la historia original, no escrita por los historiadores sino por las mismas personas que las vivieron. Entonces no tienen estos escritos puntos de duda.
Amigo te felicito por este trabajo admirable añadido a tu web.
Alberto - 05-11-10

Cuantas cosas interesantes tiene Gabriel que contar !Siempre está al dia y es un hombre muy tolerante y culto. Tiene la sabiduría que una vida larga e intensa le dá. Un saludo a esa familia desde Canarias
Anónimo - 08-10-15

Muy buena la entrevista de mi tío Gabriel
 
 
 
Resolución recomendada:1024 x 768
Mi correo ©Página creada por José Angel Cantero Cuevas
En Internet desde: 26-01-2004