| Entrevista

 

 

Rosa Mayo Barrallo, matrona de Bedoya

 

“¿Ya fuiste a ver a la tía Rosa?” machacaba mi madre cada vez que yo regresaba al pueblo a disfrutar mis vacaciones. “Gracias a ella estás en este mundo....” , apostillaba. Conviene aclarar que no hace aún muchos años, los niños de Bedoya, cuando veníamos a este mundo, no nos hacían falta ni cigüeñas de París, ni nada parecido. Nos traía, nos guiaba y nos tutelaba la “tía Rosa”. Fue la matrona por excelencia del valle.

Rosa Mayo Barrallo no nació en Bedoya, ni siquiera en Liébana. Vio por primera vez la luz de este mundo en un pueblo de León llamado Santa Marina del Rey en el año 1.886. Muy joven aún, con 17 años, llega al valle de Bedoya de la mano de un tío suyo, D. José Barrallo Díez, que venía destinado como nuevo párroco de la Parroquia de San Pedro de Bedoya. Rosa venía como ama de llaves para atenderle, fijando su residencia en Esanos en la casa parroquial.

No tardó mucho en encontrar al hombre con quien compartió luego el resto de su vida: Laureano Gómez Lamadrid. De este matrimonio, que vivió en Pumareña, nacieron nueve hijos, de los cuales tres abrazaron la vida religiosa: José, Moisés, Tomás, Natividad, Marcial, Josefina, Teodoro, Laureano y María Rosa.

Para sacar adelante a toda esta prole, Rosa tuvo que reciclarse y dedicarles mucho tiempo. La vida era dura para todos, pero con nueve hijos tirando de las sayas mucho más. Tuvo que engancharse a los quehaceres cotidianos de la casa y a la vez había que salir al campo y a la tierra. Ya no era el ama de llaves de su tío, ahora había que aprender a desempeñar trabajos específicos de la huerta, donde las hortalizas eran otra fuente generadora de ingresos, llegando a ser tan "cebollera" como sus convecinas.

Matrona

Aparte de estas ocupaciones, Rosa desempeñó otro cometido vocacional y altruista. Era la encargada y requerida del valle para ayudar a las demás mujeres a traer los niños a este mundo. Las mujeres que en aquel entonces atendían los partos no tenían regulada su formación y desde luego no recibían enseñanzas; su preparación se basaba principalmente en la reiteración y en la experiencia. Rosa había observado muchas veces a otras mujeres ejercer tan bella tarea. Era la única forma de aprender, primeramente observando a otra comadrona más o menos experimentada y luego la práctica personal.

Las dudas, el miedo, el dolor, tantas cosas reunidas en un momento, hacían que las matronas fueran unas mujeres valientes y decididas. Una buena partera debía ser experta, ingeniosa, tener buen genio, atesorar una buena disposición y discreción, y a la vez ser de naturaleza fuerte para ayudar en el trabajo a la que pare y al mismo tiempo valerosa para no desmayar ante lo que se presenta en un posible mal parto. Es muy tranquilizante para la mujer parturienta tener al lado a alguien que ella conoce y en quien confiar.

En el valle de Bedoya hubo varias mujeres parteras: entre otras, cabe citar a la “tía Goria”, a Josefa Maraña y ya más recientes a Eloísa Movellán, Rosa Mayo y a su hija Natividad que heredó tan bello oficio de su madre.

Por todo ello, nunca se debería de olvidar a estas mujeres que han ayudado a venir al mundo a varias generaciones de vecinos. Todo lo hacían de forma altruista y desinteresada. Estas mujeres dedicaron parte de su vida a un oficio, el de matronas, y justo es que sean reconocidas por su labor y su vocación, así como por todo el esfuerzo, el sacrificio y la dedicación empleada para atender a tantas mujeres del valle en el momento de su maternidad, en la mayoría de las ocasiones con bastantes dificultades. Que sirvan estas letras como un pequeño homenaje para todas ellas.

Hasta llegar a la Revolución Industrial, mediados del siglo XX, los nacimientos eran atendidos por esta clase de mujeres. Debido a la inaccesibilidad económica por parte de muchos hogares, al no existir un servicio sanitario público, todas las mujeres parían en casa, solas, con la única compañía de la partera.

Las embarazadas no iban al médico ni antes ni después del parto. Si acaso alguna vez, si se complicaba el parto, llamaban al practicante. Pero tanto a éste como al médico había que pagarles. Ahí residía el verdadero problema. Las comadronas sabían lo que tenían que hacer cuando algo no iba bien, o cuando ocurría una emergencia, pero tenían unos recursos muy limitados y no siempre salía bien el intento.

Sin ningún tipo de formación más que la propia experiencia, Rosa siempre estuvo a la altura de unas circunstancias duras en aquella época que le tocó vivir. Por caminos de polvo y piedras en el verano, caminos de barro y nieve durante los inviernos; por el día bajo un sol radiante o por la noche con frío, ahí iba ella... para encontrarse en ocasiones con múltiples y variados problemas, sorteando partos de toda índole, como alumbramientos que venían de nalgas, otros con el cordón umbilical al cuello o gemelares, como ocurrió en determinadas ocasiones.

Y como utensilios portaba una bata, unas tijeras y un ovillo de hilo en su inseparable bolso para encontrarse en el domicilio de la parturienta sin ninguna ayuda medicinal. La penicilina aún no se conocía, por supuesto que las cesáreas tampoco. Una batea y un jarrón con agua caliente era lo único que se ponía en sus manos. Si el parto era nocturno la única iluminación era la tenue luz de un candil o un farol. Alguien dijo, no sin razón, que las matronas son los verdaderos ángeles de la guarda.

Una vez terminado “su cometido”, la matrona regresaba a su casa con el corazón henchido de amor y plenamente satisfecha por el trabajo realizado, sabiendo que el día del bautizo sería invitada a un chocolate acompañado de unos frisuelos o unos bizcochos. Ese día, si el padrino era “rico”, habría también caramelos para los más pequeños.

Ama de llaves

Ya dije más arriba que Rosa había tenido tres hijos que habían abrazado la vida religiosa. Uno de ellos, Teodoro, había sido ordenado sacerdote en el año 1.952 y tres años más tarde (en 1.955) es destinado como párroco de la parroquia de San Salvador de Cantamuda (Palencia). Como buenos padres, Laureano y Rosa acompañaron a su hijo hasta la Pernía para atenderle en su nuevo cometido. De esa manera Rosa volvió a recordar y sacó a relucir la experiencia que había tenido en su juventud con su tío. Al cabo de unos años, Teodoro fue destinado a otra localidad cercana en la montaña palentina: el pueblo minero de Vallejo de Orbó. En este pueblo, el 17 de Marzo de 1.964, fallece el marido de Rosa, Laureano, y entonces ella, ya anciana, regresa al valle de Bedoya, a Pumareña, donde estará bajos los cuidados y atenciones de su hija Natividad que había heredado, durante la ausencia de su madre, el oficio de matrona.

La “tía Rosa”, como queda dicho, ayudó a muchas madres del valle a traer sus hijos al mundo. A nadie se le debería de olvidar el amor, la entrega, la seguridad y las facilidades dadas a estas madres para que tuvieran la oportunidad de vivir el nacimiento de sus hijos lo más dignamente posible. Dificultosa tarea, debido a los precarios medios que se disponía, pero que en la mayoría de los casos acababa con resultados satisfactorios. La mayor recompensa que dicen tener estas mujeres matronas es que el parto sea exitoso, que el recién nacido esté sano y que cuando éste crezca, le aconsejen y enseñen a respetarlas, incluso como a una segunda madre.

Por eso, no es de extrañar la advertencia y recomendación de mi madre: “¿Ya fuiste a ver a la tía Rosa.......”?. Parece que la estoy viendo a la puerta de su casa, sentada en una silla a la sombra de la higuera, con una amplia sonrisa dibujada en sus labios, esperando un beso.

Rosa Mayo Barrallo falleció en Pumareña el 23 de Febrero de 1.981, a los 94 años de edad.

- Aportación familiar
- Archivo particular

- José Angel Cantero - Mayo 2.008

 

Rosa mayo y Laureano Gómez
Rosa Mayo y Laureano Gómez el día de su boda
La "tía Rosa"
Rosa Mayo Barrallo
 

- Julia Emma López Roca

- Lucio Vicente López Lozano

- Francisco Aguilar Piñal

- Juan Gómez de Bedoya

- Ángel Salceda y Antonia del Corral

- Félix de las Cuevas González

- Vicente López y Planes

- Ramón de la Vega Alonso

- Esteban Cuevas González

- Fernando Gómez de Bedoya

- Francisco Gutiérrez de Valverde

- Sor Estéfana de las Cuevas Salceda

- Sor Felipa de las Cuevas Salceda

- Mariano Cuevas y Cuevas

- Gaspar de Celis y de la Canal

- Juan Manuel de las Cuevas Movellán

- Lucas de Celis Gómez de Bedoya

- Felipe Cuevas Gómez

- Gerardo Cantero González

- Pedro Antonio Gómez Haza

- Moisés de las Cuevas Caviedes

- Pilar Peña Gutiérrez

- Nemesio Cuevas y Cuevas

- Angel Soberón Vega

- José María Bedoya González

- Alfonso Gutiérrez Cuevas

- Mena Sánchez Cuevas

- Luis de las Cuevas y de las Cuevas

- Jorge de las Cuevas Gómez

- Nicolás de las Cuevas Cabiedes

- Primo Cuevas Alles

- El Marqués de Morante

- Condes de la Cortina

Añade un comentario acerca de Rosa

Nombre o Nick  
E-Mail
Observaciones
Comentario

 

 
 

Los comentarios no serán visibles hasta que hayan sido validados por el administrador.

Socorrito - 03-05-08

Abuelita, no te imaginas la gran alegria que me ha dado José Angel: uno de tús niños, aquellos que tú con tu gran cariño, te hacían que tus ojos ya pequeñitos, pero que relucían como estrellas hacía que brillaran cuando se acercaban y subian por la VARGA para darte un beso. Se iluminaba tú rostro, tús ojitos ya chiquitos resplandecían y se llenaban de un gran amor y cariño. La verdad es que éste retazo de bella vida, me ha cogido tan de sorpresa, sobre todo al ver las dos fotos, que entre otras muchas yo guardo y contemplo con tanto cariño; pero no he podido resistir la tentación de ponerme automáticamente al teclado y dejar fluir mis sentimientos. Ayer mismo estuvimos en casa y como dice José Angel yo siempre te veo sentadita en la cocina, junto a la ventana y sacando la caja de las fotos y ¡cómo nos hacías vivir todos los recuerdos! ¿Te acuerdas?. Estoy segura que desde el cielo en este momento me estás reafirmando en lo que yo te pregunto. Gracias abuelita, por todo tú cariño, por todos los sombreros que le ponías a Eduardo cuando de pequeñito te quedabas con él, fuera de la casa dentro del corralito, mientras los demás nos ibamos a la hierba o a la vendimia y tú le ponias el pañuelo con los cuatro picos para que el sol no le molestara, aunque tía Natividad tenía buen cuidado de que el corralito quedara a la sombra de la higuera. ¿Recuerdas cuando abuelito se cayó de ella hasta el patio de Toño?. Como se me amontonan las emociones y los recuerdos, me despido de tí Abuelita. Sabes que te tengo en mi corazón por tanto cariño y tantos recuerdos. Cuando abuelito enfermó y yo os acompañaba al médico aquí en Santander....un día se nos puso muy malito y poco después murio; no se olvidará nunca aquel día de San José de 1964. Gracías José Angel, te las da LA TÍA ROSA DESDE EL CIELO.
Maria Luz Cuevas - 05-06-08

Gracias José Angel por este homenaje que has dedicado a mi querida abuelita Rosa. Gracias abuelita por compartir tu vida con la mía y la de mis hermanos. Gracias por tu cariño y gracias por todas tus enseñanzas y sabios consejos. Te llevo en mi corazón.
jaione - 10-06-08

HOLA JOSE ANGEL, UNA VEZ MAS AGRADECERTE EL TRABAJO. A MI ME HACE MUCHA ILUSION VER ESTAS COSAS PERO SE DE ALGUIEN AL QUE LE VA HACER MUCHISIMA MAS ILUSION Y ESE ES MI PADRE.
Ruben Perez - 11-06-08

La verdad poco puedo deciros de mi bisabuela pues era muy pequeño, solo recuerdo lo cariñosa que era y que fue la persona que me enseño a hacerme la señal de la cruz; siempre que iba a darle dos besos me cogia la mano y me hacia la señal de la cruz. Que pena no haberla conocido más. La mando un beso muy fuerte allá donde esté, a ella y a mis abuelos.

socorrito - 17-06-08

Estoy de acuerdo contigo, Mª Luz. Este José Angel está consiguiendo algo fundamental: que al menos nos podamos comunicar en este foro. En cuanto a ti Jaione, estoy contigo en lo de tú padre. Te quiero José Mª. Un abrazo para Iciar y para Esosi.

Jose Ruben Gomez - 30-06-08

Nunca tuve la oportunidad de conocer a mi abuela. Ella murió el día de mi quinto cumple-años el 23 de Febrero 1981. Mi padre Laureano Gomez Mayo me contaba muchas cosas muy buenas de mi abuela Española. Aunque nací en los Estados Unidos yo soy orgulloso de ser "Español".
Alberto, Mané y Sara - 10-04-10

El haber conocido, sentido y querido a todos nuestros familiares antepasados y ahora reunirnos cuando se pueda ...., es una auténtica gozada. Gracias.
 

Resolución recomendada: 1024 x768

Mi correo ©Página creada por José Angel Cantero Cuevas

En Internet desde: 26-01-2.004