Ramón de la Vega Alonso, General de División en México

En el libro de bautizados de la iglesia de San Miguel de Hontoria, en Llanes (Asturias) hay una partida que al folio 28, dice: El 27 de mayo de 1.886 bauticé solemnemente un niño que nació el día anterior y se le pusieron los nombres de Ramón Félix, hijo legítimo de D. Angel de la Vega y Vega, natural de la parroquia de Bedoya en Liébana y de Dª Francisca Alonso de la Vega, natural de Hontoria y vecinos de Villahormes……”. Así reza la partida de Bautismo de Ramón de la Vega Alonso, que desde los tres años vivió en Pumareña con su abuelo paterno Gregorio de la Vega.

Genealogía de la familia “De la Vega”

Para familiarizarnos con la familia “De la Vega”, detallaré que el abuelo de Ramón, Gregorio de la Vega, estuvo casado con Guadalupe de la Vega y tuvieron, entre otros, los siguientes hijos: Federico, Vicente, Emilia, Angel…....

•  Los descendientes de Federico los desconozco.

•  Vicente después de quedarse viudo, se volvió a casar y tuvo varios hijos, entre ellos citaré a Guadalupe, Vicente, Luis, Juan, Sofía, Gregorio Vega ...…...

•  Emilia se casó con Angel Soberón y tuvieron también a Florinda, Eudosio, Avelino, Esperanza, Mª Francisca, Serafina, Matilde y Angel Soberón Vega.

•  El otro descendiente de Gregorio de la Vega se llamaba Angel que se casó con Francisca Alonso y tuvieron los siguientes hijos: Ramón, Caridad y Adamina.

Desde varias generaciones atrás la familia “De la Vega” se caracterizó por su afán en descubrir algo mejor que lo que podían conseguir en España y fueron varios de sus integrantes los que emigraron en busca de fortuna a países iberoamericanos como Cuba y México, donde tuvieron (y algunos aún conservan) importantes negocios.

Infancia de Ramón

El matrimonio compuesto por Angel de la Vega y Francisca Alonso vivía en Villahormes, una pequeña localidad cerca de Llanes en Asturias, donde nacieron sus hijos Ramón y Caridad. Acuciados por la necesidad, los dos componentes del matrimonio decidieron confiar los niños a sus abuelos, Gregorio y Guadalupe residentes en Pumareña, y se embarcaron rumbo a Cuba donde explotaron una gran plantación de tabaco. Ramón, que era el mayor, tenía entonces tres años. En Pumareña vivió más de veinte años, primeramente con sus abuelos y luego con su tía Emilia, después que ésta se casara con D. Angel Soberón Alles. En ese medio tiempo, sus padres le trajeron una nueva hermana, llamada Adamina, en la isla caribeña.

La infancia de Ramón en Pumareña transcurrió como la de los demás niños de la época. A la edad de seis años ingresó en la escuela de Esanos cursando la educación primaria. También ayudaba en casa en las tareas domésticas. Ramón fue un niño muy simpático, encantador y al contrario que los demás primos que eran muy morenos, él lucía una rubia cabellera. Pero al ser el primogénito de la familia y no estar sometido a la autoridad de sus padres, en muchas ocasiones hacía lo que le venía en gana, siendo un niño muy consentido tanto por sus abuelos, como por su tía Emilia, que para él fue como su segunda madre.

Siendo Ramón ya un adolescente, una grave adversidad acontece en la familia. Angel, su padre, fallece relativamente joven en la Habana. Su madre vende la plantación de tabaco y el importe lo deja como herencia a sus tres hijos y al ser aún menores de edad, queda su abuelo Gregorio como apoderado de dicha herencia.

En ese intervalo de tiempo, otro hijo de Gregorio y hermano de Angel, de nombre Federico, estaba también en México y necesitaba dinero para abrir una tienda de “raya” en Chihuahua. Entonces, el abuelo Gregorio le presta por un tiempo el dinero de la herencia de sus nietos.

Las tiendas de “raya” proveían dentro de las Haciendas a los indios y campesinos de todos sus suministros, como alimentos, ropa, bebida etc. Estos estaban obligados a realizar sus compras en dichas tiendas. Allí también se les pagaba su sueldo y como la gran mayoría de los trabajadores eran analfabetos, ponían una raya en lugar de su firma como que habían recibido su paga. De ahí viene el nombre de tiendas de “raya”.

En el año 1.911, ya mayores de edad, los hermanos Ramón y Caridad deciden ir a cobrar su parte de la herencia a México donde su tío Federico. Salieron desde Santander en un Vapor y quince días más tarde llegaron a Veracruz. Desde Veracruz tomaron un tren que les condujo a Ciudad Cuahutemoc y luego en carruaje a Temosachic, Chihuahua, que está al norte del país, haciendo un recorrido cercano a los 2.000 kilómetros.

Unos pocos días después de haber llegado a Temosachic, Ramón presenció una escena que le iba a cambiar su vida por completo. Vio como un joven a caballo golpeaba con el látigo a un indio en presencia de muchos jornaleros de la Hacienda donde trabajaba su tío, provocando un gran alboroto, a la vez que compasión, entre todos los que presenciaban la trifulca. Ramón se indignó de tal forma que fue el único que se dirigió hacia el joven y tras un intenso forcejeo le descabalgó, le quito el látigo de la mano y le dijo: “Así no se golpea a los hombres con el látigo, te voy a enseñar yo cómo se hace”. Y sin mediar más palabras, con el mismo látigo, le cruzo la cara. Aquel joven aturdido cayó redondo al suelo, hasta que confuso y cabizbajo se pudo levantar. Ramón, gentilmente, le devolvió el látigo y el joven, acobardado y sin saber qué hacer, montó precipitadamente en su caballo y salió corriendo.

Su tío Federico, que había oído la algarabía que se había originado, salió de la tienda y al ver a su sobrino Ramón lo que acababa de hacer, le entregó un fardo con el oro que le correspondía como pago de su herencia y le dijo: “Vete de aquí, Ramón, corres un serio peligro y escóndete donde puedas, porque al que le acabas de cruzar la cara con el látigo es el hijo primogénito del dueño de esta Hacienda en donde está la tienda de raya”.

Así que Ramón, sin pensárselo dos veces, salio huyendo. En su camino se encontró con revolucionarios que lo invitaron a formar parte de la Revolución mexicana. Ramón, que desde siempre se había sentido atraído por el ejercicio de las armas, era también un admirador de los ideales de justicia y libertad que proclamaba Francisco Madero, así que se unió a ellos comprometiéndose a luchar contra el Gobierno del general Porfirio Díaz.

Revolución mexicana

La Revolución mexicana fue un conflicto armado, iniciado en el año 1.910 con un levantamiento encabezado por Francisco Madero contra el presidente Porfirio Díaz que había encabezado el poder durante muchos años aunque de una forma dictatorial. Aunque en principio era una lucha contra el orden establecido, con el tiempo se transformó en una guerra civil.

Madero, pese a que llegó a estar encarcelado, en 1.911 hubo unas nuevas elecciones y resultó electo. Desde el comienzo de su mandato tuvo diferencias con otros líderes revolucionarios, que provocaron el levantamiento de Emiliano Zapata y Pascual Orozco. En uno de esos levantamientos, Madero fue asesinado (1.913).

Huerta asumió la presidencia, lo que ocasionó la reacción de varios jefes revolucionarios como Carranza y Villa, teniendo Huerta que huir del país y después de redactar una nueva Constitución, en el año 1.917 fue Carranza quien se erigió como nuevo Presidente.

La lucha por el poder entre los revolucionarios estaba lejos de concluir. En el reacomodo de las fuerzas fueron asesinados los principales jefes: Zapata en 1919, Carranza en 1920, Villa en 1923, y Obregón en 1928.

Carrera militar

Habíamos dejado a Ramón de la Vega enrolado en el Ejército mexicano como soldado raso. Era exáctamente el día 13 de Abril de 1.911. Además en su huída, tras la contienda con el hijo de la Hacienda, llevaba su parte correspondiente de la herencia de sus padres en monedas de oro. Era una interesante cantidad, aunque no se sabe cuanto.

Pronto se dieron cuenta sus jefes de las cualidades que ostentaba aquel joven para ejercer la profesión de militar. Era fuerte, estaba preparado, y sobre todo tenía unas grandes dotes de mando y aportaba una gran valentía y decisión. Lo primero que hizo Ramón, después de comprobar la escasa equipación de armas que estaban dotados los revolucionarios, fue destinar una parte de su herencia en la compra de 100 carabinas 30/30 para poder hacer frente al enemigo.

Su hoja de servicios

Cuatro días más tarde de su ingreso, el día 17 de Abril le ascienden a Cabo. El día primero de Mayo a Sargento 2º y el 26 de Mayo del mismo año de 1.911 a Subteniente. Fue tan vertiginosa y expeditiva su carrera militar que ante la necesidad de gente competente y experta y con dotes de mando para dirigir la guerrilla, el día 8 de Julio le nombran Teniente. Con esta graduación permaneció hasta el mes de Mayo de 1.913 que asciende a Capitán 2º, llegando al grado de Capitán el día 1 de Diciembre del mismo año. En el mes de Marzo de 1.915 es nombrado Teniente Coronel y en Diciembre del mismo año le ascienden a Coronel.

Por ser de nacimiento español el Presidente de la República Mexicana le expidió Carta de Naturalización mexicana (nacionalidad), con fecha 23 de Junio de 1.921.

El Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, en atención al mérito y servicios del Coronel de Infantería Ramón de la Vega, le confiere el empleo de General Brigadier del Ejército Nacional, procedente de la misma arma con antigüedad de 1º de Abril de 1.921.

Posteriormente el 28 de Noviembre de 1.947 fue nombrado General de Brigada, con antigüedad de primero de Enero de 1.945 y para concluir, el primero de Octubre del año 1.949 fue nombrado General de División.

Condecoraciones

Ramón participó en varias acciones de armas en contra de las tropas “Porfiristas”, de la “Usurpación Huertista”, “Villistas” y “Felicistas” en diversas regiones de los Estados de Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Guanajuato, Coahuila y Oaxaca. En la mayoría de estos combates corrió serios peligros para su vida, resultando herido en dos acciones de guerra, una con una bala que le quedó incrustada en su cabeza y la segunda ocasión con otro balazo que recibió en un pie.

- Se le concedió un voto de Confianza y Simpatía que la H. Cámara de Diputados al Congreso de la Unión por su lealtad al Gobierno Constituido con motivo de la Rebelión de 1.923.

- Se le otorgaron también las Condecoraciones de Perseverancia de 3ª, 4ª y 5ª clases.

- Por acuerdo del Presidente Constitucional de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional, en atención a los servicios prestados a la Revolución, el general Brigadier Ramón de la Vega Alonso, ha tenido a bien concederle la Condecoración del “Mérito revolucionario”. México, 20 de Noviembre de 1.940.

- Otras condecoraciones que se le concedieron a Ramón de la Vega por sus méritos militares, fueron la “Cruz de Guerra” de 1ª clase, así como la “Legión de Honor Mexicana”. Ambas representan los máximos honores que el Ejército mexicano otorga a sus generales. Ramón se los tenía bien merecidos.

Vida familiar

Cuando emprendió viaje desde España hasta México, junto a su hermana Caridad, la idea de ambos era cobrar su herencia y luego regresar a España, pero no se cumplió así, ya que Ramón, como queda dicho, se enroló en el Ejército mexicano y su hermana fijó posteriormente su residencia en los Estados Unidos de Norteamérica. 

Aparte de su profesión de militar, Ramón tuvo una vida familiar muy intensa. Se unió a Doña Aquiles Martínez, de Tehuantepec, y tuvieron varios hijos, aunque algunos fallecieron de pequeños, sobreviviendo solamente una hija llamada Angelina. Posteriormente se casó con Doña Cruz Jiménez con la que tuvo tres hijos: Ramón y Jorge (en la actualidad ya fallecidos) y Adamina.

El domicilio familiar le tenía muy cerca del Santuario de la Basílica de Guadalupe en la zona norte de la ciudad de México, rodeado de una finca, donde tenían gallinas, árboles frutales, horno de pan y por supuesto la Radio, que era su juguete preferido.

Entre sus gustos culinarios hay que hacer constar que le gustaba sustentarse con los platos que había degustado de pequeño en Pumareña. Le encantaba almorzar pan, queso, ajo, cebolla, jamón serrano y vino, aborrecía las tortillas de maíz, como acostumbran en México. Juntamente con su esposa Ramona, hacían una vida muy familiar. Todos los años compraban un cerdo que luego engordaban para degustarlo en una gran fiesta íntima entre toda la familia.

Ramón tenía ya desde pequeño un carácter fuerte, pero debido a la bala que llevaba incrustada en su cabeza, en ocasiones su talante le jugaba malas pasadas. Los médicos dijeron que, debido al peligro que pudiera ocasionar, no se la podían extraer, pero de vez en cuando se le movía y le producía unas jaquecas insoportables que le mantenían encerrado en su habitación con las puertas y ventanas cerradas durante horas y horas. En esas circunstancias, era tal su carácter, su proceder y su mal humor que en una ocasión se enfrentó al mismísimo Presidente D. Miguel Alemán. Cuando padecía esos agobios, se enfrentaba con cualquiera.

A Ramón no solo le había dejada la guerrilla la “reliquia” de la bala en su cabeza, también tenía un pie maltrecho por causa de la munición. En los últimos años de su vida esa herida le provocó una gangrena y tuvieron que amputarle primeramente el pie, luego la pantorrilla y finalmente la pierna. Todos estos contratiempos, provocaron su fallecimiento el día 7 de Enero de 1.957 en una suite del Hospital Central Militar de la ciudad de México, en brazos de su amada esposa Ramona.

Conclusión

Ramón fue un hombre de pensamiento liberal, su carácter radiaba franqueza, amistad y unas cualidades especiales que le ganaron múltiples simpatías durante la lucha armada de la Revolución Mexicana. Todo esto, le permitió ganar la confianza de sus jefes y un gran prestigio personal debido a su capacidad y nobleza para llevar muy en alto la bandera de los más necesitados.

Así fue la vida de este insigne militar que en su tierna edad respiró aire puro y vivificante en Pumareña y luego consagró su vida en luchar por alcanzar los ideales revolucionarios mexicanos de democracia, de libertad y de justicia contra la opresión que sufrían los más débiles.

(Datos aportados por Sergio Inurrigarro, nieto de Ramón de la Vega).
José Angel Cantero Cuevas - Noviembre 2.012

 

 

D. Ramón de la Vega Alonso, General de División del Ejército mexiano
Nombramiento del grado de general de División

Condecoración al Mérito Revolucionario

- Julia Emma López Roca

- Lucio Vicente López Lozano

- Francisco Aguilar Piñal

- Juan Gómez de Bedoya

- Ángel Salceda y Antonia del Corral

- Félix de las Cuevas González

- Vicente López y Planes

- Esteban Cuevas González

- Fernando Gómez de Bedoya

- Francisco Gutiérrez de Valverde

- Sor Estéfana de las Cuevas Salceda

- Sor Felipa de las Cuevas Salceda

- Mariano Cuevas y Cuevas

- Gaspar de Celis y de la Canal

- Juan Manuel de las Cuevas Movellán

- Lucas de Celis Gómez de Bedoya

- Felipe Cuevas Gómez

- Gerardo Cantero González

- Pedro Antonio Gómez Haza

- Moisés de las Cuevas Caviedes

- Rosa Mayo Barrallo

- Pilar Peña Gutiérrez

- Nemesio Cuevas y Cuevas

- Angel Soberón Vega

- José María Bedoya González

- Alfonso Gutiérrez Cuevas

- Mena Sánchez Cuevas

- Luis de las Cuevas y de las Cuevas

- Jorge de las Cuevas Gómez

- Nicolás de las Cuevas Cabiedes

- Primo Cuevas Alles

- El Marqués de Morante

- Condes de la Cortina

 

Añade un comentario acerca de Ramón

Nombre o Nick  
E-Mail
Observaciones
Comentario

 

 
 

Los comentarios no serán visibles hasta que hayan sido validados por el administrador.

Laura - 14-11-12

Muy interesante la historia de mi pariente de la Vega....., gracias Jose Angel, aunque sea Sergio el informante, creo que vale la pena saber que uno que salio de Pumareña llego tan lejos, saludos desde Mexico.

MIGUEL A. PRIETO CUEVAS - 15-11-12

EMOCIONANTE LA HISTORIA POR TI CONTADA DE Dº RAMON DE LA VEGA. ILUSIONANTE POR SABER QUE ES DE PUMAREÑA. LOS MAS NOBLES IDEALES SON LOS QUE FORMAN A LAS VERDADERAS PERSONAS. GRACIAS JOSE A. POR TU DEDICACION POR DARNOS A CONOCER PERSONAJES DE BEDOYA.
Gonzalo - 15-11-12

Muy buen trabajo José Angel. Muchas gracias, un abrazo

Felipe de las Cuevas Sánchez - 29-12-16

Gracias por la información de este militar descendiente del Valle de Bedoya. Como siempre un gran trabajo de documentación. Un abrazo.
Ignacio - 22-06-17

CONOCI A SU HIJO RAMON DE LA VEGA CRUZ CUANDO FUE SUBTENIENTE DEL EJERCITO NACIONAL EN LA SDN. NUNCA ME PLATICO NADA DE SU ORIGEN. GRACIAS POR RECORDAME ESE TIEMPO DE LOS AÑOS 60'S.
IGNACIO ORTEGA
S.

juan carlos - 26-08-17
email = carlosriot@hotmail.com

Mi padre es primo de don Ramon, hijo de vicente vega y sigue luchando en la vida. Un saludo a todos desde GRANOLLERS   BARCELONA  ESPAÑA

 
Resolución recomendada: 1024 x768
Mi correo ©Página creada por José Angel Cantero Cuevas
En Internet desde: 26-01-2.004