Portada | Otros ilustres | Historia

 

José Justo Gómez de la Cortina

III Conde de la Cortina

El pueblo de Salarzón es, sin duda, el pueblo más aristócrata del valle de Bedoya. De él salieron ilustres personajes que llegaron a ennoblecerse con títulos de Condes y Marqueses. Uno de ellos fue Vicente Gómez de la Cortina que de muy joven emigró a México requerido por su tío D. Servando Gómez de la Cortina (primer Conde de la Cortina), para trabajar en la administración de los bienes de su casa. Vicente no desaprovechó el tiempo y años más tarde se casó con su prima-hermana, hija de D. Servando, Mariana Gómez de la Cortina, que sería segunda Condesa de la Cortina. Fruto de éste matrimonio fueron sus cinco hijos, siendo el primer hijo varón José Justo Gómez de la Cortina, que nació en la ciudad de México, en la antigua calle de Don Juan Manuel (hoy llamada República de Uruguay) el día 9 de Agosto de 1.799, siendo bautizado al día siguiente en la Iglesia de San Miguel de la Capital Mexicana con los nombres de: José María Justo Pastor Lorenzo Ignacio Gómez de la Cortina y Gómez de la Cortina.

Después de haber adquirido al lado de sus padres los mejores ejemplos de virtud y la instrucción primaria en la escuela, José Justo, junto a sus hermanos varones (Mariano y Vicente), fue enviado por sus padres a estudiar a Madrid. Por aquellos años, México estaba revuelto ya que comenzaba a dar los primeros pasos para lograr la Independencia del país.

Cuando se trasladó a la capital española, José Justo contaba con quince años de edad y comenzó su formación en el colegio madrileño de San Antonio Abad. En 1.818 terminó sus estudios en ese colegio obteniendo los primeros premios en todas las materias que cursó; luego pasó a la Academia de Zapadores de Alcalá de Henares, en donde cursó matemáticas, física, dibujo y delineación con su acostumbrado lucimiento y obtuvo por oposición la cátedra de Geografía militar, mereciendo sucesivamente los ascensos hasta Oficial de Ingenieros. Entre sus contemporáneos, pocos habían logrado brillar tanto como él.

Muy joven aún, José Justo optó por la carrera diplomática, comenzando como agregado de la Embajada española en Holanda. Posteriormente fue agregado también a las Embajadas de España en Viena, Londres y Paris.

En ese medio tiempo, José Justo hizo amistad en Madrid con Paula Rodríguez de Rivas y García de Tejada, "una sevillana sumamente bonita, amable y despierta, una verdadera andaluza: en belleza y en ingenio", con la que se casó con apenas veinticinco años de edad y procrearon siete hijos: Manuel, Mariano, Vicente, Vicenta (los cuatro nacidos en Madrid) y José-Mariano, Joaquina y María Josefa, éstos últimos nacidos en México.

Su matrimonio fue, por decirlo así, el término de su carrera diplomática y el principio de su exclusiva consagración a las ciencias y a las letras, renunciando a otros nuevos destinos con que le brindaba la generosidad y aprecio del Rey Fernando VII, como la Secretaría de la legación de España en Hamburgo, aunque Fernando VII lo retuvo algún tiempo más, nombrándolo Introductor de embajadores y coronel del Ejército, y le agració con los honores de Caballero de Montesa y gentilhombre de Cámara, instalándose en Madrid donde, además, desarrolló una amplia actividad intelectual, siendo nombrado socio de mérito de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Valencia, académico correspondiente de la Academia de la Historia (1.829) y secretario de la Academia Greco-Latina, escribiendo sus primeras obras de importancia y convirtiendo su casa en centro de reunión de la élite cultural española de la época.

No tengo datos si, durante su estancia en Madrid, vino en alguna ocasión a visitar el pueblo donde nació su padre: Salarzón, pero seguro que lo haría en varias ocasiones. Precisamente en ese medio tiempo su padre levantó en Salarzón la Iglesia neoclásica (1819) y el Palacio de su morada.

En 1.832, reclamado por su madre, regresó a México. El cambio de país y de residencia no mudó en él sus hábitos e inclinación al estudio, ni su decidida vocación a difundir la ciencia, desempeñando diversos cargos políticos para la naciente República mexicana. Así es que, apenas hubo llegado a esta capital, estableció en su casa una cátedra gratuita de geografía. Su consagración a tareas tan honestas por su naturaleza, como útiles para la sociedad, no le impedían, sin embargo, prestar sus personales servicios a la Patria. Apoya al gobierno centralista, pero ante la inestabilidad del país tuvo que salir hacia los Estado Unidos, retornando de nuevo a México en 1.833.

Ya en México, fue nombrado Teniente Coronel del Regimiento del Comercio, cuyo cuerpo había sido revivido con el exclusivo objeto de cuidar del orden público. Además desarrolló diversas actividades relacionadas con sus preocupaciones literarias, políticas y científicas, llevando a cuestas una cultura portentosa, y se dedicó a diseminarla: presidió el Instituto de Geografía y Estadística, el Conservatorio de Artes y la Academia de la Lengua.

Como político, en el año 1.834 fue diputado en el Congreso General y Gobernador de la Ciudad de México desde octubre de 1.835 a octubre de 1.836. Se hizo cargo del Ministerio de Hacienda desde diciembre de 1.838 a marzo de 1.839, durante la guerra contra Francia. En 1.844 fue senador de la República. Fue miembro de la Junta Legislativa (1.843), también participó en el gobierno interino del Estado de México. Otro cargo que desempeñó fue Inspector General de Caminos (1.846), cargo que ejerció hasta diciembre de 1.847.

Como militar alcanzó el grado de General (1.840) y años después desempeñó el puesto de Jefe de Granaderos de la Guardia de los Supremos Poderes.

III Conde de la Cortina

El día 6 de enero de 1.846 fallece su madre, doña Mariana, segunda Condesa de la Cortina, y como primer hijo varón, José Justo debe sucederla en el citado título, pero surge un problema: para acceder a ese título debe renunciar a la nacionalidad mexicana y adquirir la española, lo que hace estando de acuerdo con los Gobiernos tanto mexicano como español. Para volver a la nacionalidad española tuvo que renunciar a los empleos y honores militares que gozaba en México, pero no renunció su adhesión y amor a su patria natal, siguiendo su residencia en la Capital mexicana. Así, el 14 de Marzo de 1.848, adquiere el título de tercer Conde la Cortina.

Condecoraciones

Una vez recibido el título de tercer Conde de la Cortina, José Justo mereció alternativamente, tanto del Gobierno de España como del de México, condecoraciones altamente honoríficas y señaladas pruebas de aprecio, destacando: la Cruz de Caballero de Montesa. En 5 de Abril de 1.852 obtuvo el título de Caballero Gran Cruz de la Real y distinguida Orden Española de Carlos III. Y por el año de 1.854 se le brindaba con la embajada de España en el Brasil, con el carácter de Ministro Plenipotenciario. En 4 de Diciembre de 1.854 le concedió el presidente de la República Mexicana, la Gran Cruz de la Nacional y distinguida Orden de Nuestra Señora de Guadalupe. Fue también Presidente del Conservatorio de Artes y del Museo y Jardín Botánico de México.

Vida Académica

En el año 1.839 fundó el periódico “Zurriago Literario”, desde donde criticó a escritores y políticos. El lema de la publicación era: "Guerra declaro a todo monigote..., palo habrá de los pies hasta el cogote”. Otra de las publicaciones más influyentes de su tiempo fue “El Mosaico Mexicano”. En 1.840, fue nombrado Académico honorario de la Real Academia Española.

Pero no finaliza aquí su obra literaria, ya que destacó como un notorio articulista en varias publicaciones como son: El Registro Trimestral, La Revista Mexicana, El Imparcial, El Seminario y El Mosaico. Fue uno de los redactores del Diccionario universal de historia y de geografía. También formó parte de la comisión que decretó la conformación de una biblioteca nacional. Despuntó en 1.845 con la publicación de su “Diccionario de sinónimos”, para el que logró la aprobación de la Real Academia Española, y tres años más tarde, dio a conocer una obra cuya temática era más específica y se situaba en la línea de su gusto por el arte: el “Diccionario manual de voces técnicas castellanas de Bellas Artes”.

Resumiendo, el Conde José Justo Gómez de la Cortina fue uno de los intelectuales más activos e interesantes del siglo XIX mexicano, hombre de grandes conocimientos y protector de las Bellas Artes. José Justo estaba destinado por la Providencia para ser con el tiempo una de las notabilidades científicas y literarias de su Patria. Fue considerado un político pacificador y un apasionado de las artes, en virtud de las cuales su economía quedó maltrecha, a diferencia de su consideración social.

Vida familiar

Esposo digno de su virtuosa consorte, padre tierno y amante, fino y espléndido en el seno de la familia y decoroso en todas las relaciones de la vida doméstica. En sociedad, José Justo era uno de esos tipos que a todo imprimen cierto carácter propio de su genio. Hacía festivas las reuniones en que se hallaba por aquella jovialidad tan natural y expansiva en él y por sus oportunas agudezas. Su lenguaje era siempre y sobre todas materias ameno y adecuado. Aún en el trato más íntimo y familiar observaba las reglas de la más esmerada urbanidad, sin que ni en los trasportes o arranques de la vivacidad de su genio, jamás se deslizara de sus labios una palabra destemplada o mal sonante.

Pero José Justo no disfrutaba de mucha salud. Hacía años que sufría de una inflamación crónica en los intestinos delgados, que de tiempo en tiempo se exacerbaba. Deteriorada su salud por esta causa, fue atacado el 25 de Noviembre de 1.859 por una reacción que, al cuarto día, se complicó con pulmonía y terminó por una fiebre tifoidea. Presintió desde luego su muerte y se preparó para ésta hora suprema, haciendo las disposiciones espirituales y temporales con edificante resignación. Y en una expansión con uno de sus amigos se explicó así tres días antes de morir. "¡Qué trabajo cuesta morirse…!!!, pero yo ya estoy preparado.....”.

El 6 de Enero de 1.860 falleció tranquilamente a las siete y media de la noche, después de haber recibido los sacramentos y rodeando su lecho un venerable sacerdote, la superiora de las Hijas de la Caridad con algunas otras religiosas, los dos médicos que lo asistieron en su enfermedad, su esposa e hijos y algunos amigos íntimos que a una voz encomendaban su alma al Señor. Su cadáver fue embalsamado y sus restos fueron conducidos por sus numerosos amigos a la Capilla del noviciado de las Hijas de la Caridad donde se celebraron unas solemnes exequias que ofició el Ilmo. Sr. D. Joaquín Madrid, Obispo de Tanagra, y donde asistieron individuos del Cuerpo Diplomático, algunos Sres. Magistrados de la Suprema Corte de Justicia, distintas comisiones de corporaciones literarias, colegios y órdenes religiosas y un muy considerable número de otras personas de representación social. Enseguida fue depositado su cuerpo en el sepulcro de su madre en el Panteón de la misma Casa-noviciado.

“México ha perdido en la persona del D. José Justo Gómez de la Cortina un hijo que le hacía honor, la sociedad una de sus ilustraciones, la literatura uno de sus más bellos ornamentos, las ciencias un colaborador distinguido, las artes un protector, la juventud estudiosa un verdadero Mecenas, su virtuosa familia un excelente padre y por último la Sociedad de Geografía y Estadística, que le tributa estos sentidos recuerdos, uno de sus fundadores y miembros más prominentes”. Así resumía su vida su fiel amigo e ilustre biógrafo el escritor Dr. José Guadalupe Romero, canónigo de la catedral de Michoacán (México).

Su memoria quedó inmortalizada con la nominación de una calle en la ciudad de México: “Calle José Justo Gómez de la Cortina”, en el Municipio de Atizapán De Zaragoza.

Fuentes:
http://cdmxtravel.com/es/lugares/casa-del-conde-de-la-cortina.html
https://www.milenio.com/opinion/carlos-tello-diaz/carta-de-viaje/el-conde-de-la-cortina
https://second.wiki/wiki/josc3a9_justo_gc3b3mez_de_la_cortina
https://datos.bne.es/persona/XX1247318.html
https://memoriasdehacienda.colmex.mx/mhwp/?page_id=7653
https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=nnc1.0021484970&view=1up&seq=13&skin=2021
https://www.3museos.com/?pieza=literato-jose-justo-gomez-de-la-cortina
https://www.cdmx200lugares.com/casa-donde-vivio-el-escritor-y-conde-jose-justo-gomez-de-la-cortina/#.YeUro_5Kjcs
https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Justo_G%C3%B3mez_de_la_Cortina
https://www.bvfe.es/es/autor/9862-gomez-de-la-cortina-jose-justo-conde-de-la-cortina.html
http://www.elem.mx/autor/datos/3029
https://dbe.rah.es/biografias/82136/jose-justo-gomez-de-la-cortina-y-gomez-de-la-cortina

José Angel Cantero - Abril - 2022

 

 

D. José Justo Gómez de la Cortina
D. José Justo Gómez de la Cortina
Diccionario de sinónimos castellanos de José Justo Gómez de la Cortina
Ilustres

- Concepción Arenal
- Todos los Condes de la Cortina
- José Justo Gómez de la Cortina
- Manuel Monasterio Gutiérrez
- Sor Josefa Herrero del Corral
Pedro Gómez de la Cortina 
Julia Emma López Roca
Lucio Vicente López Lozano
Francisco Aguilar Piñal
Juan Gómez de Bedoya
Ángel Salceda y Antonia del Corral
Félix de las Cuevas González
Vicente López y Planes
Ramón de la Vega Alonso
Esteban Cuevas González
Fernando Gómez de Bedoya
Francisco Gutiérrez de Valverde
Sor Estéfana de las Cuevas Salceda
Sor Felipa de las Cuevas Salceda
Mariano Cuevas y Cuevas
Gaspar de Celis y de la Canal
Juan Manuel de las Cuevas Movellán
Lucas de Celis Gómez de Bedoya
Felipe Cuevas Gómez
- Gerardo Cantero González
Pedro Antonio Gómez Haza
Moisés de las Cuevas Caviedes
Rosa Mayo Barrallo
Pilar Peña Gutiérrez
Nemesio Cuevas y Cuevas
Angel Soberón Vega
José María Bedoya González
Alfonso Gutiérrez Cuevas
Mena Sánchez Cuevas
Luis de las Cuevas y de las Cuevas
Jorge de las Cuevas Gómez
Nicolás de las Cuevas Cabiedes
Primo Cuevas Alles
El Marqués de Morante
Condes de la Cortina

Añade un comentario acerca de José Justo Gómez de la Cortina

CLAVE: justo

Los comentarios no serán visibles hasta que hayan sido validados por el Administrador   

 
 

 
 

 
 
Resolución recomendada: 1024 x768
Mi correo ©Página creada por José Angel Cantero Cuevas
En Internet desde: 26-01-2.004